Movimiento de ladera en acantilados

*Clic en la imagen para verla en tamaño real

Protección de Costas y Playas

Ahora que llega el verano y la afluencia de turistas en las costas y playas se masifica es importante recordar que en ocasiones los acantilados marinos suponen un riesgo para los bañistas, aunque muchas veces desoigamos las advertencias al respecto.
En primer lugar, recordamos que un acantilado es un accidente geográfico con forma de pendiente abrupta e incluso vertical en las zonas costeras, aunque también puede existir en las orillas de los ríos o en las montañas. 
Los movimientos de ladera más comunes en los acantilados son los desprendimientos y los vuelcos, provocados generalmente por los siguientes factores: 
  • Erosión, provocada por el choque de las olas.
  • Clima, en particular las precipitaciones que saturan el terreno o incluso lo disuelven provocando un arrastre de material.
  • Deforestación, la pérdida de vegetación provocada por incendios forestales o por el pastoreo que suponen su desestabilización.
  • Acción humana, debido a las construcciones en las partes altas de los acantilados que producen un aumento de peso, o la circulación de vehículos.
Los movimientos de laderas en los acantilados de zonas costeras suponen un riesgo para personas, para viviendas y para infraestructuras. Para eliminar el peligro que suponen estos desprendimientos y evitar las graves consecuencias que provocan, se destinan millones de euros en la estabilización de acantilados, de hecho en Enero de este año se activó el Plan Litoral 2017 por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que incluía actuaciones en Murcia, Cádiz o Tarragona relacionadas con la inestabilidad de los acantilados. Entre las técnicas que se emplean para garantizar la seguridad se encuentra la instalación de mallas, los anclajes, la instauración de vegetación mediante técnicas como la hidrosiembra o la construcción de muros y disposición de pantallas dinámicas que frenen los bloques en caso de existir un desprendimiento. 
En cualquier caso nunca está de más recordar la necesidad de una buena gestión del suelo evitando construir en zonas inestables y la obligación de tomar precauciones ante señales que indican riesgo, de esta forma podremos disfrutar de las maravillas que nos da la naturaleza de manera segura.

Videos disponibles